New Apostolic Church USA

News

Apóstol de distrito Kolb Carta 3.16.2020 - Espanol

 

HAZ CLIC AQUÍ para descargar un PDF de esta carta

 

16 de marzo de 2020

Amados hermanos y hermanas:

Verdaderamente, estamos experimentando una temporada muy particular del Tiempo de Pasión, un tiempo de reflexión sobre la Pasión de Cristo. Además de nuestras luchas normales de supervivencia, trabajo y permanecer fieles a Dios y soportar, una nueva pandemia mundial del coronavirus se está moviendo a nuestro alrededor. Desanimados, tal vez una serie de preguntas pueden venir a la mente: ¿Qué está pasando? ¿Por qué está pasando esto? ¿Estaremos bien?

Especialmente en estos tiempos, es bueno que reflexionemos sobre una época en la que los primeros cristianos también estaban sufriendo. El Apóstol Pablo escribió a los creyentes en Romanos (capítulo 8) para fortalecer su fe en Jesucristo, sabiendo que, a través de Su vida y muerte, ellos serían libres del pecado y, como tal, podrían tener una mente puesta en el Espíritu. Tener una mente puesta en el Espíritu es vida y paz, él explica. Él describe la gran ventaja de tener la morada del Espíritu Santo, lo cual confirma que somos hijos de Dios y herederos de la gloria de Cristo, alejándonos así del miedo y hacia la valentía y la fortaleza para sufrir con Cristo. Él nos enseña que estos sufrimientos son pequeños en comparación con el futuro que tenemos ante nosotros, y que ya hoy, la tierra y los hijos de Dios gimen o claman en la esperanza en ello. Además, este Espíritu no solo nos fortalece, sino que intercede por nosotros según la voluntad de Dios, para que tengamos la seguridad y el conocimiento de que «a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, […] a los que conforme a Su propósito son llamados». Y luego, él hace la pregunta:

«¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?»

Al darnos cuenta de que Dios no escatimó ni a Su propio Hijo, sino que lo entregó para nuestra redención, para darnos todas las cosas, comenzamos a entender la magnitud de Su amor por nosotros y estamos convencidos de la seguridad que proporciona. Pablo extiende el pensamiento de si podemos estar separados de este amor y seguridad: «¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?».

Con la profunda confianza en el poder omnipotente de Cristo, podemos concluir:

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Permítanme resumir simplemente:

  • ¿Qué diremos, a la luz de nuestra filiación divina? ¡Dios está con nosotros!
  • ¿Quién orará y luchará por nosotros? ¡Jesucristo que nos da libremente todas las cosas!
  • ¿Podemos superar todas estas dificultades? ¡Sí, somos más que vencedores por medio de Jesús!
  • ¿Podremos soportar y permanecer con el Señor? ¡Sí! Nada puede separarnos del amor de Dios; ¡Somos Suyos a través de Cristo Jesús!

Y así, queridos, con confianza y humilde agradecimiento, durante este Tiempo de Pasión, continuemos enfocándonos en nuestro Salvador, en Aquel que siempre nos ha amado y nos ayudará, recordando: «mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable» (1 Pedro 2:9).

LR Kolb

Read 1671 times

Latest NAC USA Announcement

Latest Devotional